martes, 29 de marzo de 2016

26 ¿Maestro o Amaestrado?

26
¿MAESTRO O AMAESTRADO?
 (Nº 4 - JUNIO DE 1936)
LA VOZ DEL “YO SOY” VOL. 1
Los pensamientos y las palabras con­struyen formas que están hechas de sustancia. Éstas son energizadas y pu­estas en acción dinámica mediante el sentimiento. Si la persona —debido a que es la “Magna Presencia YO SOY” individualizada, con el pleno poder para crear como Dios crea— construye formas que son bellas y Perfectas, en­ergizándolas con el sentimiento de Amor Divino, entonces tal individuo es Maestro de su mundo.

Si el individuo no crea Perfección —que es la Ley de la Vida— entonces sus propias creaciones discordantes se volverán contra él, lo dominarán y lo despedazarán, hasta que las puri­fique y haga todo en su mundo bello y amoroso —de manera que la Perfección pueda expandirse a través del mismo.

Todo individuo en cada momento es ya sea Maestro de la sustancia, de la energía y de la consciencia en su mun­do, utilizándolas siempre para crear Belleza y Perfección... o es dominado (amaestrado) por las creaciones que él pone de manifiesto, hasta que esgrima el Cetro de su propio Dominio y expanda la Perfección en su punto del Universo. El hombre es la “Magna Pres­encia YO SOY” individualizada, y tiene que expandir la Perfección porque TAL es la Ley de la Vida —inexorable—eterna—empero caritativa.

Es muy poca la energía que se requi­ere para pensar un pensamiento, pero en una intensa ráfaga de sentimiento, el individuo descarga energía de la cual no tienen ni idea. La persona pro­medio no sabe si sus pensamientos y sentimientos vienen de su “Magna Presencia YO SOY”, de su personalidad humana, de algún otro individuo que conscientemente dirige pensamien­tos y sentimientos a él, de pensamien­tos y sentimientos deambulantes de la masa de la humanidad actual, o de los generados por la humanidad de los siglos pasados —los cuales todavía es­tán flotando y vibrando a través de la atmósfera de la Tierra.

A menos que el individuo compren­da lo que constantemente lo rodea, y haga algún esfuerzo consciente por aislarse mediante los Rayos de Luz provenientes de su “Magna Presen­cia YO SOY”, será un campo de juego amplio y abierto para cualquier cosa y todo aquello que toque su concien­cia y mundo, una pequeña parte de lo cual es su pensamiento.
Sus sentimientos —que son parte de su conciencia— quedan totalmente de­sprotegidos; y en vista de que noventa por ciento (90%) de su energía se en­cuentra en su cuerpo emocional, este gran reservorio de poder está constan­temente siendo diezmado, porque él no controla sus sentimientos ni man­tiene su Energía Vital calificada constructivamente.

ENERGÍA EN MOVIMIENTO
Todo individuo está utilizando conciencia, sustancia y energía, y está creando vibración a cada momento —despierto o dormido, sea sabio o ignorante, bueno o malo, dispuesto o renuente. Con cada pensamiento, sentimiento, palabra y acción, el individuo crea vibración. Sea cual fuere la cualidad que contenga, primero se registra en las células de su propio cerebro, luego en la carne de su cuerpo, luego en su aura y asuntos; y, finalmente, se proyecta a la atmósfera a algún objetivo definido o se irradia a las condiciones que lo rodean.

Todas las discordias de la actividad externa no son más que tasas vibratorias —las cuales significan “energía en movimiento”. Todas las tasas de vibración pueden ser controladas por la “Magna Presencia YO SOY”. El intelecto humano y la conciencia sensorial tan sólo pueden generar las acciones vibratorias bajas, y éstas sólo pueden ser experimentadas por la personalidad humana.

HIPNOTISMO NEFASTO
Las frecuencias vibratorias de la Luz y del Amor sólo pueden ser creadas por la “Magna Presencia YO SOY”, y son las únicas ratas vibratorias —u ondas radiales— que pueden aislar o sacar la conciencia del individuo del hipnotismo de los pensamientos, sentimientos, palabras y actos discordantes de otros individuos, así como también de su acumulación pasada y presente.

La Luz y el Amor son las únicas frecuencias vibratorias que aquéllos que no sirven a la manera constructiva de la Vida, no se atreven a utilizar, ya que de hacerlo entrañaría la aniquilación de sus propias actividades nefastas.

El hipnotismo es la dominación de la conciencia humana de uno o más individuos por la mera fuerza mental de otro individuo o grupo. Actúa mediante el poder de la sugestión a través del pensamiento, del sentimiento y de la palabra hablada.

El control hipnótico de un individuo se logra con mucha mayor facilidad a través del sentimiento que del pensamiento, porque la gente no sabe que esto es posible ni cómo se logra. La mayoría de los seres humanos resienten ser dominados por el pensamiento de otro, pero están siendo constantemente dominados a través del sentimiento de discordia; y debido a que no ven las causas que produce el sentimiento le permiten controlarlos para aflicción y destrucción suya.

Sentimiento hipnótico
El hipnotismo a través de los sentimientos mantiene a la masa de la humanidad en esclavitud, porque el sentimiento es conciencia; y el sentimiento de miedo e incertidumbre es la conciencia predominante de la humanidad en la actualidad.

Cualquier actividad que pueda estremecer la conciencia de un individuo y llevarla a un sentimiento de perturbación, lo estará dominando a él y a su mundo; y así, estará utilizando y controlando su Vida y Energía en tanto que el individuo permita que ese sentimiento lo controle.

Todo aquello que pueda perturbar el sentimiento de un individuo estará robándole su Energía Vital para auto-sostenerse, hasta que el individuo tome el mando de (y mantenga el control sobre) su Planta Generadora de Fuerza [Powe-House] —que es su cuerpo emocional— y logre la auto-maestría por siempre.

Una vez que caiga en la cuenta del tremendo reservorio de energía que tiene a su disposición para inmediata utilización, y que el puro regocijo es un poderoso motor que genera energía ilimitada para que pueda dirigirla conscientemente, el individuo comenzará a escudriñar sus infinitas posibilidades y a hacer el esfuerzo supremo para lograr la Auto-Maestría.

La humanidad se encuentra en su condición actual porque no sabe que el individuo tiene que montar guardia sobre toda la energía en su ser y mundo; y que es responsable por la manera en que la utiliza —aún por la energía que atrae desde Lo Universal mediante el aliento. Todos deberíamos darnos cuenta profundamente de que en cada aliento que inhalamos está el Gran Aliento Ígneo de Amor Divino proveniente de la “Todopoderosa Presencia YO SOY”.

Todo ser humano utiliza una energía tremenda en todo momento —despierto y dormido— en cada pensamiento, sentimiento, palabra y acción, infinitamente más de lo que tenemos noción. Toda Vida es un constante e infinito flujo de energía que el individuo tiene que utilizar ya sea para crear y expandir Perfección, o para ser dominado por su propia discordia y la de otros, hasta que realice su deber y obligación para con la Vida —que es él mismo, su propia Conciencia Individual.

Todo hipnotismo, sin importar para qué propósito pueda ser utilizado, constituye una desobediencia a la Ley de la Vida —la “Magna Presencia YO SOY”— porque es la dominación de la conciencia individualizada mediante la fuerza mental que se impone sobre el libre albedrío del individuo. La Ley consiste en ser una Vertida de Luz y Amor para expandir la Perfección a través de la conciencia del individuo.

A cada quien se la da Maestría sobre toda energía, la mayoría de la cual está ubicada en su cuerpo emocional. Hasta que sepa eso y la controle por completo, estará utilizando su propia Vida para energizar y sostener las mismísimas condiciones de mente y cuerpo que constituyen su aflicción y limitación.

GENERACIÓN EMOCIONAL CONSCIENTE
Un actor, conscientemente y a voluntad, puede generar cualquier tipo de sentimiento que tenga a bien para interpretar el personaje que está representando. Igualmente puede todo ser humano generar conscientemente y a voluntad, el sentimiento que desee enviar adelante cando está realmente decidido a hacerlo; y no hay poder en el Cielo ni en la Tierra que pueda impedírselo, cuando invoca a su “Magna Presencia YO SOY” a la acción para descargar el sentimiento de Si Misma y Su Maestría a través de él para producir Perfección.

Las fuerzas destructivas sólo pueden existir y tener actividad porque los seres humanos desperdician su Energía —su mismísima vida— en sentimientos descontrolados y discordantes, en vez de utilizarla para crear Perfección.

La energía desperdiciada por la humanidad en conversaciones inútiles todos los días, es suficiente para elevar e iluminar un planeta y toda su humanidad, si fuera conservada y calificada con Perfección. El lema utilizado en los Retiros al cual habrán de plegarse los estudiantes, siempre ha sido: “Habla únicamente cuando tus palabras sean más doradas que tu silencio”

Sin energía no hay actividad destructiva que pueda entrar a la existencia ni persistir. De manera que si los Estudiantes del “YO SOY” custodiaran toda la energía en sus seres y mundos, utilizándola únicamente para producir Perfección y calificándola siempre con el Puro Amor Divino de los Maestros Ascendidos, ellos podrán positivamente ser Maestros de todas las condiciones  que contacten. Luego, en vez de compeler mediante la fuerza mental de la voluntad humana —como lo es la práctica hipnótica de toda actividad destructiva—, se convierten ellos en Vertidas de tan Magna Perfección, que nada puede resistir el poderoso Avance de Su Presencia y Poder.

Por tanto, la “Magna Presencia YO SOY” es la Ley de la Vida y Su Aplicación Consciente es la obediencia a la Actividad del Amor Divino, lo cual entraña la expansión de la Perfección a través de todas las actividades del individuo.

De esta manera, cuando toda la energía que fluye a través del individuo se proyecta con el comando de producir Perfección, a la “Magna Presencia YO SOY” se le permite expandir Su Luz y Amor, y el Plan Divino para el individuo es realizado.

A todo aquel que esté lo suficientemente decidido a hacer esto, no podrá faltarle cosa buena alguna, porque se convierte en la expansión ilimitada de Luz y Amor —el uso ilimitado de TODA cosa buena para su eterno Regocijo y Liberación.

Esto es Victoria sobre toda actividad externa. Liberación para el individuo doquiera que vaya en el Universo, y la Ascensión de la sustancia de esta Tierra mediante el propio esfuerzo del individuo, a la más luminosa actividad de la Gran Galaxia de soles a la cual pertenece este sistema de mundos.

Libro: La Voz del “YO SOY” Vol. 1… Serapis Bey Editores, S.A.
*amma

No hay comentarios:

Publicar un comentario